Published On: Lun, sep 24th, 2012

Sicario ex-militar detenido gracias a Facebook y a su madre

Cuando la PGJDF detuvo a Fernando Atayde Rivera, éste reveló que cuidaba una narcofosa en Querétaro.

La información que les dio su mamá fue la clave. Gracias a ella la Procuraduría capitalina ubicó y detuvo a un ex miembro del Ejército Mexicano, ahora sicario de la Familia Michoacana, que operaba en el Distrito Federal y en Querétaro, el cual confesó ser el encargado de resguardar una casa de seguridad en Juriquilla, en donde ese cártel sepultó a unas 10 personas.

Cuando los agentes le mostraron a la señora María Rivera la foto que encontraron en Facebook, ella les reveló que ése era su hijo, y que llegaba cada sábado desde Querétaro. Les dijo las horas aproximadas y el lugar por donde lo hacía.

Así, sin un solo disparo, agentes capitalinos capturaron en la Central de Autobuses del Norte al ex cabo de Artillería Fernando Atayde Rivera apodado El G4.

Gracias a los datos que él dio a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, y que ésta compartió con la Procuraduría General de la República, las autoridades federales encontraron en Juriquilla la narcofosa de la Familia Michoacana.

No obstante el caso inició mucho antes; las autoridades capitalinas comenzaron a buscar a Atayde desde el 5 de agosto, lo relacionaban con el asesinato de Ismael Isassi, un vendedor de autos hallado en la cajuela de una camioneta, en la delegación Miguel Hidalgo.

Los agentes conocieron la identidad de Atayde gracias a que perdió las llaves de esa camioneta y contrató una grúa para que lo llevara al Estado de México, pero al operador de esa grúa le dio su nombre real. Con ese dato, los investigadores encontraron en Facebook sus fotos y el domicilio de su mamá, en Tláhuac.

De la red social, los agentes obtuvieron dos imágenes y al mostrárselas a la señora; ella les confirmó que era su hijo, que vivía en Querétaro y que cada sábado la visitaba.

Los agentes hicieron guardia durante dos semanas en la central de autobuses, hasta que lo ubicaron; al detenerlo,

Atayde los amenazó: “No saben con quién se meten, soy de la Familia y los van a desaparecer si no me dejan”.

El amago no surtió efecto. El hombre confesó ser ex militar retirado en septiembre del 2011 y dio detalles de aquella narcofosa en Juriquilla. La PGJDF lo mantiene arraigado y la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada tiene resguardada esa casa.

Agencias.

About the Author

- Qué se puede decir de un ciudadano orgulloso de su país, pero preocupado por la situación de este. Una persona consciente de las necesidades nacionales y mundiales y las limitantes éticas y económicas que impiden hacer de este mundo un mejor lugar para vivir.

Google PR: 0
 · 
Alexa Rank: 0